octubre 20, 2006

JUAROCHOS

Si la fe mueve montañas, las crisis políticas y económicas suelen mover a los seres humanos. De varios sexenios a la fecha los jarochos, de suyo tan enraizados a su tierra, se han visto en la necesidad de emigrar. El fenómeno trasnacional veracruzano, si no inédito, representa con su acelerado crecimiento un síntoma revelador de las condiciones del país y del estado. Esto lo sabemos todos, incluso los políticos, y el hecho resulta tan evidente, que no hubo candidato a la gobernatura que no distinguiera el fenómeno en sus planteamientos de campaña o se abstuviera de comprometerse a frenar tan ominosa tendencia. El año pasado apenas, el gobierno del Estado de Veracruz, abrió una representación justo en Ciudad Juárez. Ignoro si para darles una manita mientras habitan ese “mientras-tanto” que implica vivir en la raya, o nada más para saber cuántos paisanos se vuelan la barda y no vuelven jamás.
Aunque el destino de los migrantes son las fábricas, campos agrícolas y las grandes urbes estadounidenses, muchos no alcanzan a cruzar la línea y se quedan a vivir y a trabajar en las ciudades fronterizas; donde quiera que exista eso que conocemos como Maquiladoras. Por eso las maquiladoras se han convertido en un buen termómetro para medir las crisis, el bienestar social, la oferta o carencia de trabajo y en eficaces laboratorios para analizar el comportamiento de la población flotante. Asumo que le dicen “Poblacion Flotante” porque sus miembros no pertenecen al lugar donde residen y van y vienen como las olas en el mar de los Sin-Trabajo. Pero de un tiempo a la fecha, la expresión resuena con retintines macabros debido al cada vez mayor número de cuerpos que aparecen flotando en las aguas del río Bravo.
De acuerdo con el diccionario más a la mano (la décimo sexta edición del Diccionario de la Real Academia Española, publicada el “Año de la Victoria”, franquista, me imagino), “maquila” es “la porción de grano, harina o aceite que corresponde al molinero por la molienda”. De ahí que “maquilar” corresponda al “cobro que el molinero” hace por la maquila. Cómo o por qué la palabra “maquiladora” pasó a designar lo que todos sabemos que designa, queda a cargo de los filólogos.
Lo que resulta claro es que el recién llegado a cualquier sitio, cae de inmediato en una dinámica que posibilita comprimir las diferencias de origen dentro de un concepto más cómodo que certero, que permita la categorización necesaria para ubicarlo en la sociedad. Mediante tal procedimiento, para los costeños todos los altiplanense son chilangos y todos los españoles gallegos.
Ciudad Juárez es un buen ejemplo del fenómeno y ha intentado acoger a esa entelequia caracterizada por la tez morena, el pelo chino y el hablar sin eses, con diferentes y contrastantes muestras de humor y simpatía. A tal grado, que los habitantes naturales han acuñado un nuevo gentilicio para referirse a esa abundante y creciente presencia: Juarochos. El origen etimológico del neologismo queda a cargo del lector por su obviedad inherente.
A cambio de la hospitalidad, los Juarochos retribuyen con música, guisos, expresiones y estilos de vivir la vida. Se come ceviche y pescado a la veracruzana; garnachas y gordas picadas en restaurantes y fondas llamadas “Tuxpan de mis amores”; “El Puente de Nautla”; “Mi nuevo Veracruz…” Se imponen exclamaciones como “Pa’ su Mecha…” Reclamaciones como “¡Coño, loco!” O comparaciones extremas al estilo de “Uta, hace más frío que en Perote”.
Como antes los gallegos y después los chilangos, los veracruzanos estamos en todas partes de nuestro país y del extranjero, ya sea por voluntad propia u obligados por las crisis políticas, económicas y hasta matrimoniales. Y aunque conscientes de que no todo el que tiene la piel morena ni intercambia eses por jotas es veracruzano, a nadie le disgusta que lo vuelvan paisano de Salma Hayek, que aunque viva en Los Angeles, es la Juarocha más hermosa y conocida de todas las que habitan el planeta.

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¿Hablábamos? de una predilección tan pronunciadamente singularizada y reveladora de mentalidades también muy específicas mediante el léxico citado. De personas que acumulan desengaños y que no esperan ingenuamente una eventual conquista del poder político. Las esperanzas entonces se depositan en la contemplación de ese espejismo marítimo, aunque esto suene cursi y más aún si todo se lo deben a Salma.

miércoles, octubre 25, 2006  
Anonymous Anónimo said...

De trabajar en maquiladora, de salir a la calle, de luchar en los centimetros tan duros de cada banqueta, sabrias mi buen Luis que consta de mas cuerpo que el solo juarocho, el solo integrante de la "maquila" (como un ente) y vaya que debes actualizar tu fuente de consulta, ya que la Real Academia Espanola cuenta con una pagina de internet: http://buscon.rae.es/draeI/
Y de ahi partir. El tiempo es el hoy, y el hoy mi querido Luis no esta al tono al que lo ves desde "arriba". Yo trabajo en maquiladora y Salma Hayek no es el puente para esta yuxtaposicion fuera de lugar...
Taza

martes, noviembre 07, 2006  
Blogger Zion Kid said...

Anónimo(s) (Taza), no te/les caería mal un cursito de lectura crítica o sacarte(se) solito(s) la mala leche. Además eres falaz (argumentum ad verecundiam).

domingo, julio 15, 2007  
Anonymous online generic viagra said...

Hi, I think your article its very important and interesting,good work, thanks for sharing!!

miércoles, diciembre 08, 2010  
Anonymous generic viagra us said...

Cool Post!!!!

mlance

viernes, abril 15, 2011  
Anonymous Anónimo said...

http://site.ru - [url=http://site.ru]site[/url] site
site

viernes, enero 25, 2013  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home